deSalvador Real Estate Lawyers - Abogados especialistas en Derecho Inmobiliario, Urbanístico y de la Construcción.

Más de 20 años de experiencia en el sector, con experiencia en inversiones inmobiliarias de todo tipo, residencial, retail, hotelero, logístico, etc.

Especializados en el asesoramiento jurídico en relación al Derecho Inmobiliario, Urbanístico y de la Construcción. Ofrecemos asesoramiento jurídico para aportar soluciones inmediatas y definitivas a todo tipo de cuestiones inmobiliarias.

Nuestra áreas de actuación son; Derecho Civil Inmobiliario, Derecho Hipotecario Registral, Derecho Urbanístico, Derecho de Promoción y Construcción, Derecho Tributario Inmobiliario, Derecho para no Residentes. Dentro de dichas áreas, somos expertos en la elaboración de contratos de compraventa de inmuebles, contratos de permuta, contratos de arras, contratos de arrendamiento hoteleros e industrias, contratos de obra, inscripción de inmuebles, regulación de activos, activos en rentabilidad, cooperativas de viviendas, expedientes urbanísticos tanto sancionadores como para restablecer el orden jurídico, asesoramiento tributario y todo tipo de tramitaciones para no residentes.

Asesoramiento jurídico a nivel nacional en todas las provincias de España, con oficinas físicas en Madrid y Mallorca. Atención personalizada vía email o teléfono.

Contacta con nosotros y confía en nuestra experiencia en Derecho Inmobiliario.

¿Qué son las “pequeñas reparaciones” en un alquiler?
7 enero, 2018
deSalvador Real Estate Lawyer, Derecho Inmobiliario No Residentes
Responsabilidad de las agencias inmobiliarias en los contratos de reserva
3 abril, 2018

Cláusulas nulas en arrendamientos de vivienda

Cloceup of businessman hands signing a document or contract.

Una de las principales cuestiones que debe tenerse en cuenta a la hora de formalizar un arrendamiento de vivienda es saber si contiene cláusulas nulas, para conocer la validez de lo que estamos firmando. Ya hemos indicado con anterioridad la importancia de conocer la ley aplicable a la hora de formalizar un contrato de arrendamiento (10 consejos para el arrendador y 10 consejos para el arrendatario), ya que en muchas ocasiones, para interpretar un contrato es más importante lo que NO dice que lo que dice. En arrendamientos de vivienda, es frecuente que nos faciliten un modelo cuyo origen desconocemos y que modificamos según nuestro criterio para “ajustarlo a lo que yo quiero”, en cuyo caso se corre el riesgo de introducir regulaciones que produzcan, precisamente, el efecto contrario al pretendido. Por ello, siempre debe acudirse para la redacción de los contratos a un abogado especializado, de tal forma que, conociendo la Ley de Arrendamientos Urbanos y la jurisprudencia aplicable, pueda hacer un contrato personalizado que cubra nuestras necesidades sin introducir cláusulas nulas.

¿Cuáles son las cláusulas nulas más frecuentes?

Falsos arrendamientos de temporada
Una de las “trampas” habituales entre arrendadores con desconocimiento de la LAU es firmar arrendamientos de 11 meses de duración para intentar evitar la aplicación de la normativa de arrendamientos de vivienda, al interpretar que es un arrendamiento de temporada. Cuando no existe una justificación de la temporalidad y el inmueble es la vivienda habitual del arrendatario, estaremos ante un arrendamiento de vivienda, con independencia de lo que diga el contrato, por lo que el arrendatario tendrá derecho a estar hasta los 3 años. No obstante, para que un arrendamiento pueda ser considerado de temporada, debe haber una causa que justifique esa temporalidad (trabajo, traslado temporal, estudios, etc.) y la existencia de un domicilio permanente del arrendatario distinto a la vivienda que se arrienda.
Negativa a la prórroga legal
Otra cláusula habitual es aquella que señala que el arrendamiento tiene una duración de un año, transcurrido el cual las partes podrán decidir prorrogarlo. Esta cláusula es contraria a la prórroga legal prevista en el art. 9.1 LAU, que señala que se prorrogará obligatoriamente para el arrendador y de forma voluntaria para el arrendatario hasta un máximo de 3 años, tal y como ya explicamos en entradas anteriores.
Obligado cumplimiento del primer año
Otra cláusula frecuente, quizás por herencia de contratos anteriores a la modificación operada por la Ley 4/2013, es la que establece que el primer año es obligatorio en todo caso, fijando una determinada penalización. Tras la reforma de la LAU de 2013, el artículo 11 LAU establece que el arrendatario tiene derecho a dar por terminado el contrato en cualquier momento una vez pasados los seis primeros meses, y la penalización, de haberla, estará limitada a lo que la ley establece.
Pago por adelantado de más de un mes de renta
De conformidad con el artículo 17.2 LAU, el arrendador no puede exigir el pago por adelantado de más de una mensualidad de renta. Por eso, si el contrato previera que el arrendatario tiene que abonar 2 o 3 meses de renta por adelantado, el arrendador no podrá desahuciarle si no lo hace. En todo caso, el artículo 17.2 LAU habla de mensualidades de renta, por lo que no hay que confundirlo con otros pagos, como fianza, garantías adicionales o la prima de la opción, en caso de un arrendamiento con opción de compra.
Traslado del deber de conservación de la vivienda
El arrendador tiene obligación de realizar las obras necesarias para la adecuada conservación de la vivienda, tal y como establece el artículo 21.1 LAU. El traslado de estas obligaciones al arrendatario (tales como las cláusulas en las que se obliga al arrendatario a realizar cualesquiera reparaciones con independencia de su origen) puede ser contrario a la LAU y, por tanto, nulo. No obstante, debemos señalar que la interpretación de las cláusulas de obras es especialmente delicada y, por ello, debe hacerse con muchísima cautela y únicamente por abogados especializados, ya que será necesario saber interpretar, conforme a Derecho, la literalidad del contrato.
Acceso a la vivienda por el arrendador
Por último, otra de las cláusulas frecuentes en los arrendamientos es establecer una facultad de acceso del arrendador a la vivienda para comprobar el estado. En este sentido debemos señalar que dicha cláusula es contraria a la inviolabilidad del domicilio establecida en el artículo 18.2 de la Constitución Española. Por tanto, si el arrendatario se niega a dar acceso al arrendador, éste no podrá acudir a los Tribunales para exigir su derecho, pues el domicilio del arrendatario gozará de especial protección.
Las anteriores son únicamente algunas de las cláusulas más comunes que pueden verse en los arrendamientos, y es importante procurar no incluirlas en nuestros contratos (tanto si somos arrendadores como arrendatarios), ya que únicamente perjudicarán el arrendamiento. En todo caso, es necesario contactar con un abogado especializado si creemos que el contrato puede contener alguna cláusula nula.

Si tiene cualquier duda sobre el contenido de esta entrada, póngase en contacto con nosotros bien a través del formulario de contacto o a través de las redes sociales.

Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para elaborar estadísticas de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar